viernes, septiembre 16, 2005

Agora y libertad!

"La Liberté guidant le peuple" E. Delacroix.

La Constitución Política de la República de Chile asegura a todas las personas , a todas, en su artículo 19, la igualdad y la libertad de conciencia, y el derecho a expresarse. ¿Tal vez alguien cree que yo no lo tengo también?

No pertenezco a una orden con voto de silencio, ni a una institución por ley no deliberante.
Por ser funcionario público no dejo de ser persona ni tengo menos derechos que todos los ciudadanos.

El blog es algo personal, es mi bitácora en la moderna ágora; desde aquí converso con personas libres y curiosas de Alemania, Inglaterra, Portugal, Noruega, Suecia, Uruguay, Italia, Francia, entre los más asiduos y hasta con gentes de Turquía, entre los menos frecuentes. Ellos responden, comentan.

¿Sobre que escribo?

Sobre lo que me importa, sobre lo que pienso y lo que siento . Anoche, tarde, subí una poesía y alguien triste, muy triste en ese momento, me comentó que la poesía algo le aliviaba...¿Puede imaginarse alguien que expreso mis sentimientos en recursos procesales, en alegatos jurídicos?

7 Comments:

At vie. sep. 16, 01:22:00 p. m., Blogger Emilio said...

Felicitaciones Clarita por esta iniciativa, espero lograr instruirme en su bitácora que, hoy por hoy, democratiza el contacto con "personalidades". Disculpe, pero no puedo dejar de decirle Clarita y tiene más que ver -y lo digo por si las moscas- con el ámbito afectuoso que con minimizar su condición de mujer.

 
At vie. sep. 16, 01:52:00 p. m., Blogger Laura said...

He leído este blog hace algun tiempo, y no había sentido ganas de usar el ágora por ahora, mas tu referencia a la antigua grecia me ha motivado. esto de los blogs, es verdad, se acerca a la esencia de aquello que he leído tantas veces en las antiguas poesías de homero.

Ojalá avanzemos en este sentido, me encantaría retomar ejercicios como ese, que involucraban la presencia y el cuerpo, hoy por hoy la tecnología nos ayuda, pero no canto victoria, la pongo solo como un espiritú, algo que quiere ser pero no ha sido todavía.

 
At vie. sep. 16, 04:01:00 p. m., Blogger Juan said...

Definitivamente todos tenemos la misma igualdad de deberes y derechos, lamentablemente Sra. Clara el derecho a ser escuchados a veces se hace el sordo.

 
At vie. sep. 16, 07:06:00 p. m., Blogger LdS said...

Definitivamente solidário com o reconhecimento e até a coragem duma forma de expressão livre e com a tua justa reivindicação de dizeres o que pensas e o que sentes. Pergunto a mim mesmo, transposto esse sentido para um cenário europeu, quantos teriam a coragem de, como simples cidadãos, se assumirem nessa liberdade, nessa via tão rica e tão nova de valorizarmos a nossa presença aqui. Prossegue pois o teu caminho tal qual o começaste. Vou a António Machado encontrar, e en castelhano, uma razão para isso, nos seus tão conhecidos versos de "cantares": "caminante, son tus huellas / el camino, y nada más; caminante, no hay camino / se hace camino al andar."

 
At vie. sep. 16, 07:15:00 p. m., Blogger §§ ~ Vanessa ~ §§ said...

Todos tenemos este derecho, yo lo valoro muchisimo, lamentablemente no todos lo creen asi.

Yo soy una persona uqe cree en la libertad de las personas en su maximo esplendor, quizas sea efecto de mi corta edad en la uqe aun creo en la libertad y en la esperanza...

 
At mié. sep. 21, 05:58:00 p. m., Blogger Edith said...

"Por ser funcionario público no dejo de ser persona ni tengo menos derechos que todos los ciudadanos".

Un comentario que se aplica perfectamente a la polémica que hoy se ha armado a propósito de la carta que el Presidente Lagos envio a Agustín Edwards, y que El Mercurio decidió difundir.

Me alegra conocer las opiniones de Clara desde su propio teclado.

 
At jue. sep. 22, 05:37:00 p. m., Blogger Mysterium Iniquitatis said...

Concuerdo plenamente con Ud. Clarita toda vez que los integrantes de los Órganos del Estado son seres humanos de carne y hueso y por decirlo de una manera, se "sacan el cargo" al llegar a la casa. Por tanto tienen una vida pública y una privada perfectamente diferenciables. Las prohibiciones que puedan existir en la legislación deben ser limitadas a su mínima expresión y tener fundamentos muy razonables como por ejemplo las que afectan a los jueces cuando están conociendo de un negocio en el sentido de no emitir juicios antes de dictar sus resoluciones.

La felicito nuevamente por este espacio y espero que se interese en mi blog. Espero más adelante comentar sus post "jurídicos" desde la perspectiva de un abogado liberal. Tuve el placer de conocerla en mi Universidad y verla en reiteradas charlas y seminarios y siempre me ha impresionado su inteligencia, valor para transmitir sus ideas, y por qué no decirlo, su belleza.

Un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home