viernes, septiembre 16, 2005

la no culpa de algunos militares...






Condicionamiento. www.artelista.com


"Ilusiones necesarias" , única firma, me escribe en el blog, y agradezco su planteamiento, muy justo y sincero.

La verdad es que casi todo es difícil de explicar en redondo, pero si nos tenemos paciencia, si nos escuchamos, es posible creernos en nuestras buenas intenciones y esperanzas. Trataré de ser más explícita en el asunto de porqué creo que algunos militares son exculpables, sin que los hechos ocurridos dejen de ser delitos.

Tenemos en el mix hechos antijurídicos, delitos en todo el más grave sentido del concepto; personas culpables y, otras, no culpables. ¿De que depende que a unos debamos reprochar lo actuado y sancionarlos y, a otros, en el mismo crímen no?

Depende de su posición en los hechos, según su grado de libertad y conciencia, según su real posibilidad de haber optado diversamente. El asunto requiere muchas explicaciones que tienden a buscar lo justo a la altura de los tiempos, según un debido proceso, reconociendo en el infractor criminal a una persona, reconociendo el espacio jurídico de quienes son feos, malos, equivocados. No los podemos simplemente lapidar.

La sanción penal corresponde a un reproche, a la específica recriminación que se hace a un hombre libre, a un sujeto pensante, capaz de discernir en las circunstancias en que actuó y, por eso, responsable ante el derecho.

¿Desde cuando nos importa el sujeto y no sólo el daño que causó? Desde que creemos en los derechos humanos sin discriminación, desde que rechazamos las criminalizaciones por casta, clase u otro género.

Empezaré por publicar algo de los escritos que fundaron después, con más precisión, mi "Perspectiva" en el preámbulo del libro que publiqué en el Fondo de Cultura Económica, en 2004, con el título: "Culpabilidades y sanciones en crímenes contra los derechos humanos. Otra clase de delitos". En esos escritos privilegio los derechos humanos de todos, todos, los seres humanos, también los infractores, los más defectuosos, para quienes se pensaron y previeron los delitos en un código penal y el procedimiento adecuado en uno de procedimiento penal.


Revista de Derecho
del CDE, Nº 6 (Abril 2002)
Obediencia forzada...

1 Comments:

At sáb. sep. 17, 12:33:00 a. m., Blogger matias_ignacio said...

Me enteré de tu Blog gracias al Mercurio de hoy viernes.

Convincentes las líneas.
Creo que de igual manera hubo responsabilidad, aunque los gestores de los remordidos-delitos del 73, no fueron actuados con pleno dicernimiento. Todas las ordenes venían del Mayor.
Recordemos que pasó en los tribunales de la ex-Yugoslavia, a muchos se los culpó, pero aquellos que no fueron con justa conciencia, se les rebajó la condena, pero aún así fueron condenados.

Leere dentro de estos días, la Obediencia Forzada, gracias.

 

Publicar un comentario

<< Home