domingo, octubre 02, 2005

Debate...

(Copernico en Google)

En nuestro país la gente ama estar "normalizada", no disentir, no diferenciarse de quienes la rodean. Alvaro Bunster, mi profesor de Derecho Penal, reflexionaba (hace ya mucho) sobre ello y decía que nos gusta vestir de negro o gris, caminar pegados a las casas, decir todo en chiquitito y hablar despacio.

Los italianos se sienten bastante bien cuando pueden decir " he puesto un tema en el debate", o " hay un debate". El asunto de la polémica pública, del debate abierto y difundido hasta las más pequeñas comunidades locales no debe descuidarse, es necesario. Conversando, debatiendo, se aprende, se vive el pluralismo y la tolerancia y, así, éstos dejan de ser palabras. Grave es también el asunto si el rebaño se da en el ámbito del trabajo o de la academia; por la senda de la mimetización no se hubiesen dado Copérnico ni Galileo.

Agrego lo que me ocurrió en Italia.

En las primeras semanas que viví en Italia, asistí a un debate sobre asuntos públicos, pena de muerte, cárceles y manicomios. Se debatía el sentido de la justicia, la inutilidad y lo criminógeno de los encierros, en que se crean verdaderas escuelas de delincuencia, y focos de influencia. Ya entonces, 1974, se opinaba lo que hoy casi todos saben, que los lugares de encierro deben reservarse a lo peligrosos de cometer nuevas agresiones físicas. Los demás sólo deben garantizar su comparecencia al juicio y estar lo más separados posible de otros criminales, en entornos sanos, con prohibiciones de frecuentar ciertas personas y lugares.

Me asombró la practicidad de las reflexiones y, sobre todo, como escuchaban a cada uno, desde el más especialista al más lego, aun cuando fuera muy joven. Quienes hablaban, se expresaban con soltura, en forma coherente, estructurada, aparentemente despersonalizada, pero con segura asertividad. Nunca había visto un acto público así, ni esa mezcla de doctos con gente de la calle, que preguntaba fundadamente todo lo que le concernía.

Me impresionó el contraste con nuestra timidez, en que normalmente cuesta que la gente hable en público, o que no se enardezca, y en que todos hacemos lo más eventual posible nuestro planteamiento hablando de muchos “tal vez sería bueno”, sin afirmar de frente nuestras convicciones y achicando las cosas a “cositas”. Lo relacioné a lo que un chileno radicado desde hace años en España me decía: Los españoles se dicen de todo, discuten, y luego eso no enturbia sus relaciones personales, pero ninguno esconde su verdadera opinión.

Luego de pasar varios años por esas tierras más asertivas, me ha costado no ser considerada brusca o naif, al decir simplemente lo que pienso. Y no soy brusca, soy muy pacífica, y no soy naif. No es que no vea las implicancias de mis acciones, claro que veo las consecuencias desagradables o peligrosas. Si actúo como actúo es, simplemente, porque no podría no hacerlo, por la convicción que me asiste, porque tengo derecho a expresar mi punto de vista, y mis dudas también. Y acepto los costos implicados. Muchas veces no he actuado cuando el efecto perjudicial, conexo al bien buscado, ha sido innecesariamente mayor, o el bien que he pretendido no ha sido tan trascendente. En síntesis, me resulta natural considerar que no sólo debe decirse o hacerse lo que nos hará pasar sin contratiempos ni entredichos entre los demás, sacándole lo más posible el cuerpo a la jeringa, sino lo que nuestros imperativos deberes internos nos aconsejan o comandan. Es una cuestión de paz interior, de tratarse a sí mismo con seriedad, de no dejar huecos de autorreproche, que luego nos vuelvan frustrados, amargados, ácidos, desquitándonos con los demás.

Se sigue de lo anterior ese debate permanente y generalizado en plazas, calles y todo tipo de foros, que les enseña a sacar la palabra en público. En medio de todos esos conflictos intelectuales visibles, aparatosos, sin embargo, surge otra característica típicamente italiana, su mejor cualidad: resguardar y proteger, en todo caso, un mínimo de solidaridad civil y humana y traducir todo influjo o posición de modo que respete lo esencial del ser italiano, de la historia y la trayectoria existencial que les ha dado inteligencia autocrítica, espíritu positivamente creativo y emprendedor, valoración de los artesanos y de los oficios, admiración por el pensamiento innovador y fuerza física para alzarse a la 4 de la mañana a trabajar.

Fue en esos tiempos cuando por primera vez reflexioné sobre mí misma. Traté de entender qué me había pasado, qué nos había pasado a todos en Chile, en nuestro mar de fondo silencioso, en nuestras herméticas razones, cuya reserva era sólo rota por el destemplado chillar de titulares de prensa radicalizados hasta la grosería misma. Se enfrentaban los slogans y los intereses, y no los pensamientos. No existen, en mi concepto, los insultos buenos, ni las guerras justas, son un atavismo.

(Y a propósito de guerra, hay que ver “La Caída”, el film sobre los últimos días de Hitler. Eso es la guerra! Creo que sólo seres irracionales, o de muy limitadas entendederas, pueden encontrarla alguna vez necesaria.)

Más adelante en la vida, dándole vueltas a estas mismas cosas, en 1979, al darme cuenta que el Partido Comunista de Chile prefería al fundamentalista Khomeini por sobre el más moderno y liberal Sha de Persia, decidí que esos coterráneos me eran muy lejanos, que no tenía nada que ver con ellos en sus análisis de la realidad, ni en sus estrategias y tácticas, tendientes a radicalizar conflictos y a elogiar al propio grupo. No creo en el despotismo “ilustrado”, humanista, ni religioso. No creo en despotismo alguno.

Yo no aprecio los clubes, ni grupos, ni clanes que miran al prójimo como a un “otro” más defectuoso. Creo en la vía pacífica total, en que todos deben explicarse y abrirse para que todos se entiendan. Creo en que debemos siempre dar crédito a los demás.

Bueno, la soledad y el entorno de la Vía Apia dieron para muchos recuerdos y reflexiones. Otros ajenos a estas páginas. La soledad me daba placer y no angustia, como a los demás. Puedo decir que disfruté esas caminatas y la soledad que Roma y toda Italia tenían para mí.

(Del borrador de mi libro “El bisel del espejo, mi ventana”, Santiago, Editorial Edebé, 2002.)

8 Comments:

At dom. oct. 02, 09:29:00 p. m., Blogger Alvaro Guital said...

Apelando al sentido igualitario de la “blogósfera” me permito tutearte y coincidir con tu opinión. Mi impresión es que los chilenos le hemos tomado miedo al debate y a sostener nuestros puntos de vista con argumentos sólidos, así como a ser tolerante y a aceptar los puntos de vistas de quién nos contraargumenta.
(Ayer fui a ver “La Caída”, me pareció extraordinaria.)
Mi blog es http://aguital.blogspot.com/

 
At lun. oct. 03, 05:51:00 p. m., Blogger LdS said...

Encontro muita semelhança com o que descreves e o comportamento corrente em Portugal. Um filosofo / sociologo recentemente caracterizou o nosso comportamento típico como uma recusa, uma fuga á inscrição - entendida esta como uma tomada de partido, ou uma afirmação de compromisso, face a qualquer posição exigindo crítica. O seu nome, José Gil, a sua obra mais recente e polémica: "Portugal, Hoje: o Medo de Existir": te lo enviarei dado o interesse que esse confronto pode ter para a tua análise. Aliás, quando nos anos 60 fiz as minhas práticas de engenharia nas Astúrias me haviam assinalado uma tal similitude. Verás e concluirás. Cumprimentos amigos JM

 
At vie. oct. 07, 03:23:00 p. m., Blogger Jorge Gajardo Rojas said...

Sra Clara.Comparto sus inquietudes.
Punto uno,creo que en >Chile impera una cultura de la desconfiaza,donde el pensamiento propio y original es una amenaza al background cerebral promedio.
Crea instabilidad social y lo mas facil es ponerle unas etiquetas de subersivo y reaccionario.
Segundo,y no es una descalificacion a su profesion.Hay un respeto formal e hipocrita de la regla que impide otras lecturas.Aun cuando todos sepan que la ley es anacronica y nadie la cumple.
Tenemos una sociedad mas que jeraquizada autoritaria,un ejemplo es la administracion publica que se rige por estatutos de hace 100 años.Eso mata la creatividad.
Un amigo mio fué entrevistado para trabajar en una empresa americana.No podian entender porque habia trabajado tantos años en una empresa que ellos juzgaban mediocre y ademas la "estabilidad" de su vida laboral con ausencia de fracasos que los hacia dudar si algo habia aprendido de las experiencias.
Los compartimientos estancos de nuestras clases sociales.Cercano a las castas que impide la comunicacion y tambien la mobilidad.
El chaqueteo = o la envidia que experimentan a los que se atreven a plantear ideas originales y propias y transformarlas en logros.
Creo que el obstaculo mas importante para pasar a las grandes ligas de paises es no tener una cultura de las confianzas y del optimismo(la desconfianza es de la misma familia que el pesimismo)
Creo que todo el problema de los derechos humanos radica en esto.el que confia respeta.
Finalmente una mirada no democratica hacia el resto de las personas que en mayor o mnenor grado lo ejercemos,Discriminamos y ya lo hacemos como habito.Los pobres,los que no tienen poder,los que no son famosos,los ancianos,etc
Versus los importantes,los ricos,los supuestamente i"inteligentes",los de tienen un apellido que suena aristocratico,etc.
Y eso es peligroso porque las sociedades no son estaticas y basta un visionario para romper todo un sistema ya fragil y la historia es recuento de esos reventones.


Nota: me ha costado bastante entrar en su blog ,quinta vez que intento hacerle un comentario

 
At vie. oct. 07, 04:00:00 p. m., Blogger El Padrino said...

Hola Clara,
Primero que nada quisiera expresar mi admiración por ti, ya que considero que representas muy bien a la mujer chilena, con coraje, ganas, si pelos en la lengua y sobre todo eres muy bella.
Bueno con respecto a tu tema, dejame decirte que humildemente (como un joven de 29 largos años) que es muy comun que las personas se despidan de sus seres queridos y de los lugares que tanto aman, lo mas probable es que la energia del señor Mateo perdure en las dependencias del CDE por que cuesta un tiempo pasar a la vida eterna pero se llega finalmente si hiciste bien las cosas en la tierra.
por otro lado pienso que resulta muy importante investigar las causas de la muerte del Abogado por que con el solo hecho de haber estado publicamente en contra de la secta los hace sospechosos.
y lo más importante es que alguién debe continuar con la causa.
Saludos un Admirador.

 
At sáb. oct. 08, 02:39:00 p. m., Blogger LUIS DE LA JARA C. said...

Estimada Clara, el tema que planteas me lleva inmediatamente a pensar en "El Trabajo", en la "pega" - donde creo - se da más frecuentemente el temor a debatir. Existe temor a plantear ideas nuevas, a corregir a la Jefatura o a los compañeros, a opinar de de los procesos, a mostrar respetuosamente desacuerdo con las instrucciones, a realizar alguna crítica, etc.
Todo esto por temor a ser mal interpretados, a que se piense que uno es conflictivo, por evitar tener que usar argumentos que - siendo reales - puedan incomodar a nuestros interlocutores.
Creo que el debate, en este caso, se interpreta como una "discusión", donde alguien gana y muchos salen heridos. Esto crea posteriormente un clima de desconfianza de los supuestos "perdedores" lo que trae como consecuencia un mal ambiente laboral.
El debate en estos casos siempre se plantea como una manera de aportar a mejoras laborales, sean estas de procedimientos, de organización, productividad, incluso económicas, pero al no ser interpretadas de esa manera se transforman en "reclamos" lo que finalmente deriva que el que las plantea sea un "sindicalista".
Por lo anterior es que, generalmente cuando se está en una reunión y el moderador pregunta si están todos de acuerdo o si alguien desea decir algo, nadie habla y la mayoría baja la cabeza para que no le pregunten. Somos así,....... con todo respeto.

 
At sáb. oct. 08, 04:24:00 p. m., Blogger Pedro said...

Tienes toda la razón. Me gustó bastante el artículo y espero leer el libro que anuncias. Mi novia, argentina, siempre me recalca ese defecto de los chilenos de no decir las cosas por su nombre.
Saludos.

 
At lun. oct. 10, 06:57:00 p. m., Blogger Lilian said...

Uff, guau!: Es primera vez que entro en esto y estoy impresinada. Bueno, Clara, más clara imposible. Lamento la muerte de su amigo y no deja de ser casualmente sospechosa, espero pueda haber una investigación a fondo, (a veces me da temor lo fácil que resulta acostumbrarse a este tipo de noticias y limitarnos solamente a lamentarlo).
El tema del debate me encanta. Cuando entré a la "U" mi mayor anhelo era encontrar ese espacio de debate abierto tolerante y pluralista y bla, bla, bla, pero espere y esperé y nada. La cuestión es que los espacios de debate aunque nadie los quiera hay que hacerlo simplemete debatiendo dando la opinión la quieran escuchar o no, sin importar si me tachan o no de "naif", a las fianles siempre la gente valora a quienes se atreven.
Tenía intenciones de ver "la Caida", pero debo reconocer que tiré más por la película de Fuguet "Se arrienda", buenísima. Ahora iré corriendo y prometo no perderme "La Caída".

 
At mar. oct. 11, 08:36:00 a. m., Blogger consultas said...

Hola Clarita( porque parece que te conociera de toda la vida... eso pasa con las personas públicas) : te felicito por el Blog.
Al mismo tiempo te invito a visitar y a escribir , opinar en el blog derechovirtual.blogspot.com recién abierto. Obviamente sin perjuicio de otros blogs que te acompaño
consultajuridica.blogspot.com
marjuridico.blogspot.com
Tabaquismos21.blogspot.com
regalospub.blogspot.com
lobychile.blogspot.com
defensorpueblo.blogspot.com
coleccionvinos.blogspot.com
corpenal.blogspot.com
bioet.blogspot.com
parpolitic.blogspot.com
agrohistoria.blogspot.com
inforder.blogspot.com ( derecho a la información pública.
arbipyme.blogspot.com ( arbitraje para las pyme)
derhumano.blogspot.com ( derechos humanos + del ciudadano)
respmedic.blogspot.com ( responsabilidad del médico)
interesescolectivos.blogspot.com
parciudadana.blogspot.com
matridinul.blogspot.com
astreintes.blogspot.com
elpaleta.blogspot.com
einsteinsabio.blogspot.com
chileportal.blogspot.com
discurseando.blogspot.com
blogempresa.blogspot.com
derechovirtual.blogspot.com
Un saludo fraternal, Rodrigo González Fernández

 

Publicar un comentario

<< Home