lunes, octubre 24, 2005

Santo Alberto Hurtado.


(google, mural.uv.es/jemares)
Es bastante difícil - razonablemente mal aspectado- en este país (e imagino que en otros), abrir el corazón y hablar con sinceridad: se desatan los contrarios y los ociosos, más los que sin ser lo uno o lo otro, están al acecho por motivos propios.

Sin embargo, no obstante sea cual sea el significado que cada uno da al blog, tengo derecho a usarlo según mi sentido: éste es una bitácora personal que, por razones de la evolución tecnológica, es algo más que un diario de vida, destinado a un grupo virtual, si bien, también por razones técnicas, en el grupo curiosean otros a los que no puedes ver preventivamente, para callar cuando pasan. Quiero ser insistente en que, para mí, es la plaza del pueblo, el ágora, donde converso con quienes confluyen a un tema, incluso desde países remotos, confirmando la universalidad de los hombres y mujeres de hoy, y su tendencia a conocerse en modos actuales y a la paz. Por su especificidad material el blog no escapa de los que se detienen a escuchar o a curiosear por otras razones y luego se van a comentar un pedazo de lo visto u oído, a su manera. Es así ¡y que le vamos a hacer! La alternativa sería no tener estos encuentros de blog, pero no me gusta dejar de lado lo sustantivo encerrada en las circunstancias. En todo caso, por su esencia, no es un medio de propaganda ideológica, política, comercial, ni siquiera cultural, aunque algunos también lo usen para ello; es una expresión vigente, de esas que necesita el ser humano esencialmente gregario y espiritualmente ligado a su prójimo y a su entorno natural y artificial.

Entrando a lo que hoy me motiva, dos domingos atrás ( o tres???) Carlos Peña, en Reportajes de “El Mercurio”, hacía votos para que el Padre Hurtado no fuese jibarizado a la piedad, a la limosna. En realidad en caridad y limosna hay poco nuevo, además siempre han sido “buenas”. Alberto Hurtado es notable en cuanto las hace estructuralmente potentes, y fundadas más allá del desahogo de un afecto, del temor o adhesión a una fe o del deseo de construir -para sí y familia- una imagen socialmente adecuada.

Alberto Hurtado ve el dolor de sistema, dependiente del actuar o del omitir de otros, estructuralmente instalado como expresión de no virtudes del alma colectiva imperante. Hipocresía, mezquindad, formalismo, egocentrismo, incomprensión, desidia y otros elementos semejantes nutren el no crear condiciones razonables y posibles para el desarrollo de los demás seres humanos, ajenos a nuestra familia y entorno. Mas aún, esas fuerzas opuestas a la piedad, nutren la construcción de un mundo de negocios y relaciones donde todos los demás nos son ajenos, y lo peor instrumentales, y en el que sólo consentimos a no tener la impudicia de declarar públicamente que nuestro derecho es del todo prevalerte, que se funda en nuestra diversidad mejor y que los demás sólo tienen lo que merecen conforme a su deficiente calidad individual familia o grupo de pertenencia.

Alberto Hurtado se hizo cargo, vio y subrayó la desigualdad económica socialmente imperante y, sin buscar las causas ni los remedios de gestión fondo, promovió paliativos estructurados, serios, permanentes. El Hogar de Cristo y sus obras-empresas derivadas son expresiones de una tarea magna, que conquistó la confianza de las masas en el tiempo.

Como ciudadana y también como parte del CDE estamos a cargo de un hogar, con metas e indicadores. Allí, en la confianza total que nos merece la obra de Alberto Hurtado y sus seguidores, no sólo en lo relativo al manejo honesto de su caja sino en lo relativo a sus fines, ayudamos. Estamos claros (varios) de que sólo se trata de impedir el golpe de males inminenentes sobre personas indefensas; de paliativos, de diques, de una chance mejorada para niños, ancianos, seres extremos, sobrevivientes de la selva.

Esa mejor chance, o esa mejor muerte, no cambia el fluir de la gran corriente ni impide el drama de los que, como ellos, seguirán inmersos en las rutas de la pobreza y de la desgracia pues, para cerrar esos barrancos, se requieren cambios sociales y políticos dirigidos al desarrollo en equidad y al manejo de las desigualdades en nuestro modo histórico de vida. Pese a lo dicho, las obras de Alberto Hurtado, sin duda, golpean fuertemente la razón y el corazón de las mayorías y abren conciencias y sentimientos, mejorando la perspectiva de los discursos políticos más humanitarios y la factibilidad de impulsar políticas públicas más consideradas con el prójimo, y con el mundo que nos rodea.

15 Comments:

At lun. oct. 24, 01:56:00 p. m., Blogger fannysour said...

hola, realmente me sorprendio encontrar su blog,

estudio derecho en segundo y verdaderamente creo que representa a muchas mujeres en este país que si bien es machista y lo reconocen así no hacen mucho para cambiarlo, pero creo q con su carrera ha desmostrado totalmente lo opuesto,
mucha suerte, besos adios

 
At lun. oct. 24, 02:16:00 p. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Sra. Clara:
Tiene razón al reflexionar sobre lo mágico de los visitantes a los post que cada uno escribe. De tantos lugares, muy remotos o tan cercanos.
Debo agradecer el interés de continuar con este espacio y sus circunstancias.
Sus escritos deleitan.
Todo personaje de la vida pública debe saber sobreponerse a la mala intención o desinformación que otros realizan. La verdad se impone.
Saludos

 
At lun. oct. 24, 02:40:00 p. m., Blogger Julio Suárez Anturi said...

Sí, Alberto Hurtado, el santo, pasó del discurso a la acción, por la vía de la construcción imperecedera. Y pareciera que no podemos evitar que se continúe con los discursos humanitarios, sin plasmarlos en una política pública, la cual, para ejecutarla, solo requiere la decisión política de hacerlo.
Cordial saludo.

 
At lun. oct. 24, 04:51:00 p. m., Blogger Amaro Silveira said...

Me quedo con la reflexión de Alberto. La enigmante figura de él mueve mundo y permite que la conciencia social crezca entre los jóvenes. La tarea no es solo crear políticas públicas, sino hacer que funcionen y bien, pues son los protagonistas de la miseria los que no las sienten como elementos que faciliten, en parte, su vida.

Creo que el Padre Hurtado nos engloba y nos permite entender la vida con distintas opciones y formas de alcanzar metas comunes. Quizá no lleguemos a ser canonizados en Roma por el Papa, pero si se siente el gozo en el alma de sabernos constructores de un proyecto, cualquiera sea su nombre.

Me quedo con lo bonito que dice del Padre Hurtado; en esas palabras que descubren a este maravilloso personaje que seduce, invita y motiva a caminar por senderos difíciles y encantadores.

Un beso y un saludo afectuoso para usted.

 
At lun. oct. 24, 05:30:00 p. m., Blogger Hugo said...

Sra. Clara,
sabía Ud., que soy uno de esos que p'a poder opinar respecto de sus escritos tuve que hacer mi blog?, muy temeroso al principio, pero ya hoy con mas fuerza y dando rienda suelta a lo que creo y pienso, sobre variados temas. Una de la motivaciones para ello fue, entre otros, su blog y mas que nada sus relatos y opiniones, asi como he aprendido de Ud., seguiré abriendo mi corazón p'a hablar sobre lo que me gusta y sobre lo que creo y defiendo.Respecto al Santo (hoy)Alberto Hurtado...creo, sinceramente, que la tremenda lección de los dos primeros mandamientos que practicó siempre(amar a Dios sobre todas las cosas y querer al projimo como a ti mismo) son y serán,en definitiva, los mejores ejemplos de amor y solidaridad para todos los que queremos ser mejores algun dia...o sea en resumen, muy de acuerdo con Ud.

 
At lun. oct. 24, 09:29:00 p. m., Blogger danielalejandrocergara said...

Salir de los cánones establecidos por la sociedad es un hecho que el, ahora, San Alberto Hurtado supo establecer desde el primer instante en que su vocación pasó a ser una lucha constante por la igualdad, la destrucción de la pobreza. Existen muchas otras muestras de lo dificultoso que es escapar de las convenciones fijadas por la humanidad, el caso de los homosexuales reprimidos, por ejemplo. Pienso que vamos para adelante, por cierto; en pocos años más, la tolerancia se expandirá, para liberar las tensiones, los cuestionamientos internos, y, tal cual usted expone en estas líneas, sucederán dos cuestiones de gran relevancia: podremos considerar que nacemos para superar lo imposible, por tanto, nos acostrumbraremos a considerar todo como realizable. Apreciable entrada.

 
At lun. oct. 24, 11:14:00 p. m., Blogger Carmela said...

Sra. Clara, agradezco que se tome el tiempo de contribuir con este blog a detener nuestro quehacer y compartir así en una tertulia virtual, en este nuestro mundo tan falto de espacios para debate y reflexión.
Sra. Clara, en mi opinión San Alberto Hurtado contribuyó básicamente porque dejó el mundo mejor que como estaba antes de él... es una conclusión simple, ciertamente, pero en su medio, la Iglesia, utilizó su plataforma, contactos y recursos con el objeto de hacer "algo" para paliar el hambre, el frío y otras tantas necesidades básicas y elementales de algunos que tuvieron la mala fortuna de nacer o caer en la pobreza y la soledad y que, si bien han existido siempre y (desgraciadamente) seguirán existiendo, nadie reparaba en ellos o al menos no con los suficientes contactos y tesón para lograr mejorar, al menos en algo, la difícil situación que enfrentaban, pero más aún, para hacerles sentir "persona", y para mi gusto esta ahí la clave. La vida y obra del Padre Hurtado tiene una característica marcada a fuego: dignificar al hombre y ver en él a Cristo... además de ayudar, el Padre Hurtado daba amor, preocupación, buscaba soluciones, remecía conciencias de los que ostentaban poder político, económico y social, no eran concientes, o no querían ser concientes de las necesidades de otros... cuántos de nosotros nos sentimos mejor sólo con dar parte de nuestro vuelto a una obra benéfica pero no somos capaces de tan solo tocar a una persona en harapos... Obras de caridad hay más de una, gracias a Dios, y nunca serán suficientes... pero eso no significa que debemos quedarnos con que no existe solución y por tanto no hago nada... tampoco buscando y señalando responsables y esperando que ellos mejoren la situación... mi tarea es hacer "algo" con los medios de que dispongo sin mirar si el otro hizo o no algo al respecto, creo que es un tema de responsabilidad frente al juicio de la conciencia propia... Sin duda quienes ostentan mayor poder político, económico y social tienen una responsabilidad mayor... disminuir la enorme brecha y mejorar el sistema para que no se dé esta situación en un número tan creciente...

 
At mar. oct. 25, 10:29:00 a. m., Blogger Mauricio Rebolledo said...

Si viviera el Padre Hurtado hoy...no sentiría, como dijo Benito Baranda...que esto se ha farandulizado un poco?.
Por eso agradezco que una persona como Ud. que crea opinion en nuestro país se de tiempo para compartir una reflexion seria con nosotros, modestos cybernautas del ancho cyberespacio.

 
At mié. oct. 26, 06:00:00 p. m., Blogger Jorge F said...

Para quienes somos agnósticos, o al menos no somos religiosos, resulta a veces chocante el inmenso contraste de opulencia de la Iglesia y el enorme esfuerzo de laicos como Benito Baranda por mantener vivo la mística que insipiró Alberto Hurtado.

Rescato en él el llamado de atención que se hace por la inmensa desigualdad, no solo económica, que tenemos en Chile; pero me cuesta realmente aceptar a los traficantes de esperanzas, mercanchifles de la pobreza, que creen que comprando un pasaje al Vaticano y aprovechando de turistear los dias que le sobran van a estar "presentes".

Alberto Hurtado es digno, honrado, sensible, directo en sus cosas, y dificilmente creo que estaria contento por el despilfarro clerical que se ha hecho por su santificación y mucho menos por que lo coloquen al lado y a la misma altura de Escrivá de Balaguer.

Recuerden que poco a poco cierto sector político va a empezar a "comparar" su santo mas chico ,y menos querido, con la honorabilidad y grandeza de Alberto Hurtado, tratando asi de recuperar un poco la inmensa inversión hecha en el santo del barrio alto.

 
At jue. oct. 27, 07:59:00 p. m., Blogger F.A.S.C said...

Con respecto al Blog,

"Por su especificidad material el blog no escapa de los que se detienen a escuchar o a curiosear por otras razones y luego se van a comentar un pedazo de lo visto u oído, a su manera"

Claro que el blog no escapa a la posibilidad que puede tener un sujeto de comentar extractos de lo escrito/expuesto y de hacerlo subjetivamente (cosa que, a simple vista no me parece algo muy grave que digamos). ¿Algún medio de comuncación lo hace?

Ahora, con respecto a las diferentes formas de abordar la pobreza (1.Paliativamente, es decir, generando cambios en la superficialidad del asunto; 2. O generando cambios a nivel estructural)

"...y, sin buscar las causas ni los remedios de gestión fondo, promovió paliativos estructurados, serios, permanentes. "

Estoy de acuerdo con lo que dice: La accion social llevada a cabo por el ahora santo, Alberto Hurtado fué, según la categorizacion antes hecha, paliativa o generadora de cambios/mejoras a nivel superficial/inmediato. Sinembargo, no es para nada menospreciable la obra por él llevada a cabo. Muestra de eso es el reconocimiento social obtenido (quizás un tanto tarde).
Como bien dijo usted, la accion de Alberto Hurtado, fué "seria, permanente", o por qué no decirlo, sistematizada.
Como aspirante a trabajador social, me urje no restringir la accion profesional a generar cambios superficiales que si no se atacan problematicas estructurales, existirán perpetuamente; pero me urje tambien, tomando el ejemplo de Alberto Hurtado, no hacerme el ciego ante la necesidad imperiosa y actual que significa la pobreza para una gran mayoría en Chile. Es por eso, que una mezcla de ambas logicas puede hacer de los profesionales del area social, profesionales mucho más eficaces de lo que son hoy.

 
At vie. oct. 28, 10:19:00 a. m., Blogger Héctor Ojeda said...

Me siento muy cercano al Hogar de Cristo, desde el año 1987 participé en distintos grupos en la parroquia Jesús Obrero aledaña a las hospederías y las salas de enfermos terminales. Puedo decir que en el ambiente de ese sector se respira lo más miserable que pude imaginar de seres humanos, convertidos en verdaderos despojos humanos. Creo que todos los que alguna vez hemos participado de las actividades organizadas por los jesuitas y teniendo como figura central la figura de Alberto Hurtado, comprendemos que esto se trata de solidaridad y misericordia, que es necesario sustentar, aún que a veces nos resulta un poco chocante. Es una empresa que necesita generar flujos para dar a los que no tienen nada de nada. En cuanto a los actos por la canonización, le rindo un homenaje a la paciencia de toda ese gente que vive en General Velásquez y ha tenido que soportar los ruidos espantosos por los trabajos apurados de estos últimos meses toda la noche en que se tubo que preparar la explanada y la noche del 22 de octubre en que fue espantoso, con equipos de sonido, de una tremenda potencia taladrando los oídos de los residentes. Excelente el presidente en su discurso en Roma.

 
At dom. oct. 30, 08:04:00 p. m., Blogger Ricardo said...

gracia sra clara por permitirme una comentario:

la obra del padre hurtado nos lleva a reflexionar si nuestro pais es solidario con el que sufre, con el mas desposeido, esta de mas que siempre estamos unidos para ayudar en catastrofres, ayudas como la teleton, pero ayudamos al pobre que dispone a veces de 500 pesos para subsistir al dia, ayudamos al pordiosero que vaga en las calles o los niños de las caletas, solo cuando la voz de alguien surge estamos unidos, la obra del padre hurtado es mas que eso , dar hasta que duela, independiente que seamos catolicos, evangelicos,judios ect. tambien esta por sobre nuestro actuar politico, demos gracias a su labor que fue desde antes de ser sacerdote ,la accion social le permitio conocer al pobre, fuera de los lujos que podria tener su familia (venida a menos).
esperemosque todos llevemos un pedazo de su obra y podamostener unasociedad justa para todos.

rikardo

www.rikardoelterrible.blogspot.com

es un blog de poemas

 
At dom. oct. 30, 09:24:00 p. m., Blogger JUANÍSTIDES said...

El padre Hurtado tendrá muchos méritos para ser recordado por siempre; pero no deja de molestarme que parte de su gloria se la lleve la Iglesia, esa misma Iglesia que hace lobby para prohibir los condones, que expulsa a las adolescentes embarazadas de los colegios, que hace oscuras maniobras para prohibir la píldora de día después, que lanza soterrados mensajes para que no enjuicien a los violadores de derechos humanos, que vive con lujos y múltiples comodidades, y otras bellaquerías por el estilo.
Yo soy pobre y le aseguro que jamás he recibido ni una migaja de esa generosidad de la que tanto se jactan. Sólo recuerdo que cuando yo era adolescente y no tenía nada que comer, los altos dignatarios de la Iglesia comían hasta hartarse junto a Pinochet y otros personajes que hoy tienen serias deudas con la Justicia.
Perdone si le arruiné la inspiración.

 
At jue. nov. 17, 12:14:00 a. m., Blogger Olie said...

El Padre Hurtado (aún no me nace llamarlo "San Alberto...") constituye un ejemplo de una persona que supo "abrir el Cielo".
Él estaba en un nivel de luz que pocos han podido alcanzar hasta ahora y que todos nosotros debemos tratar de alcanzar para estar bien preparados... Para cuando la desdensificación de la Tierra se produzca, nuestra energía luminosa nos permita soportar el Cambio, el Salto Cuántico.
Lea a Fresia Castro ("El Cielo Está Abierto"). Si bien es una obra de testimonio (como "Surameris... El Santo Grial en Chile") y no literatura, con todos los inconvenientes que ello representa, su Instrucción vale la pena de ser leída, porque si de veras la Humanidad alcanza la Iluminación, habrá muchos más Padre Hurtado, sembrando el bien y la semilla de la equidad.
Olie

 
At lun. nov. 21, 06:19:00 p. m., Blogger ursula_pris said...

Estimada Clara:
Hace apenas dos días he entrado en este mundo virtual de los blogs ,y me he asomado a su ventana porque alguien dijo por ahí que era "interesante"....con el dejo eterno de paternal complacencia que usan los hombres para referirse a las mujeres con mas de una neurona activa (hasta nombre le tienen: La Pili...)
En este atisbo de su mundo encontré esta referencia, ya antigua, al Padre Hurtado y su canonización, quien obviamente me lleva a pensar en la Iglesia Católica, la carta más salidora del naipe, como diría mi santa madre( Q.E.P.D.)
Hace pocos días regresó mi hermana de su primer viaje al viejo continente...imagínese!...la acribillamos a preguntas no bien bajó del avión. Los detalles no se los cuento...solo le diré cuál fue su reflexión final: Dijo, entre otras cosas, que, al menos Madrid,Valencia, Córdova,Barcelona ni Granada eran lugares para vivir,que la gente es la misma , un poco más bonita, igual de apurada, igual de indiferente...nada le trastocó el seso como para desear locamente vivir, respirar, morir en esos lugares...que para eso prefería su Quilpué querido ...qué horror no?
Lo único que le pareció imborrable de la mente fueron las catedrales y las "pequeñas" iglesias, que la dejaron con la mandíbula inferior involuntaria y largo rato caída, no tanto por la magnificencia arquitectónica , si no por la evidencia de la escandalosa riqueza de sus dueños, la Santa Madre Iglesia Católica, quién además la ostenta groseramente,mientras sus amados hijos mueren de hambre en las calles del mundo.
Cariños
Ursula_Pris

 

Publicar un comentario

<< Home