martes, noviembre 01, 2005

Beatriz y María Rosa...,vivir sin tregua.


1º de noviembre de 2005

Hoy he tenido que presentar un libro, en la Feria del Libro de Santiago:”Vivir sin tregua” de María de la Cuadra, de la editorial Forja.

Ayer hemos enterrado a la esposa de mi único hermano, Beatriz Vargas Pinochet. Las historias se combinan en una cuestión central y natural: el tiempo no espera a nadie ni vuelve atrás, nunca da tregua, aunque disimule su apremio, su irreversibilidad, aunque desdibuje el drama de su amarra que sella para siempre todo lo que enlaza.

Por obvio que sea me pareció bueno decir en voz alta ante la sala bien atestada que nada vuelve atrás, ni siquiera el arrepentimiento que quisiera borrar más de un episodio. Si bien es cierto casi todo cicatriza – como nos dicen quienes nos consuelan- las cicatrices son de otro tejido, del cual es parte el dolor. Desde esa perspectiva todo puede ser triste y todo, absolutamente todo, puede ser importante: cada mañana, cada gesto, cada opción. Así pasan los hechos por la vida de Teobaldo, el nervio de la novela de María Rosa de la Cuadra. Así nos ha demostrado Beatriz.

No soy escritora, ni conocedora de literatura como muchos de los que ahí estaban. Explicaba el libro Poli Délano. Yo soy simple lectora, usuaria; a veces mera espectadora y, otras, como frente a esta novela de María Rosa, partícipe involucrada. Me gusta Teobaldo ( el personaje central), su periplo, su oscuridad inicial, dormido como todos lo estamos en los primeros tiempos de nuestra vida y su despertar, su zambullón en la intensidad de los sentimientos inesperados, desconocidos, esos que no pueden sino cambiar la vida. Y él, al cambiar, cambia la de otros, la de casi todos los que lo rodean.

En el libro seguimos la preparación de Teobaldo, su ascenso y, luego, vemos su marcha acompañada no sólo de los suyos, su personal arrecife, sino de los golpes que el entorno le propina. Me gustaría contar algunas cosas y, sin embargo, sé que no debe anticiparse nada. Debe leerse este libro. Puedo sí decir que desde que lo tomé en las manos me envolvió el sistema, el mundo de Teobaldo: sus muros, sus aromas, sus afectos, sus aspiraciones y sus frustraciones. Y a medida que seguí, me enamoré de ese Teobaldo, elegante, buen mozo, seductor, fuerte en la adversidad, tenaz.

María Rosa escribe con rapidez, en buena síntesis transmite una vida compleja; sus pinceladas son penetrantes. Le importa además lo esencial y lo profundo, aquello sin lo cual no se podría distinguir esta historia familiar de otras sin dejar de reconocer, al mismo tiempo, la universalidad del ser humano.

María Rosa, además, está al día de lo que ocurre en la Argentina, de cómo van pensando las distintas generaciones, hasta la última, y no quiere ignorar en su novela que, en los tiempos largos, en lo esencial, la historia se repite en espirales que parecen círculos y que, de todos modos, ascienden la misteriosa escalera del tiempo humano.

Aunque esté triste quiero declarar, con fuerza, como dicen en el río de La Plata, ¡que la novela es grande, como es grande en sabiduría y arte María Rosa!

14 Comments:

At mié. nov. 02, 12:54:00 p. m., Blogger Cayo said...

Creo que en la simpleza de las cosas, de los gestos y las decisiones, pero ciertamente la vida es mas compleja que nuestros deseos y convicciones, por lo que en oportunidades deberá ser necesario hacer mas que una pura reflexión. Y la mia es que nuestro país cayo en la soberbia que trajo el manoseado parafraseo al "crecimiento economico".

¿se ha preguntado si Lagos o la Concertación terminara sus dias como lo hizo Felipe Gonzalez en la España que se entrono a principio de los '80 con un lider politico que viajo del ideologismo marxismo al socialdemocrata, lleno de buenas intenciones, y que finalmente la corrupcion de su administración le paso tamaña factura? Basta pensar en Inverlik, Corfo, caso chispas, MOP, y otros... algunos nos preguntamos sencillamente ¿qué pasó? ¿qué pasó con la clase media, sus necesidades, su modo de vida? mientras las isapres, las afp, las mineras, los consorcios de construcción, las licitaciones fraguan entre sí el "crecimiento económico"... la invito a que se refiera a la vida que nos exige simpleza, pero tomando en cuenta si un padre o madre puede tener aun gestos simples ante la vida para impulsar a su familia en el ambiente demoledor que se ha planteado en el Chile de hoy, ¿qué se ha hecho realmente para acercarnos un poco a un Chile que se diferencie de lo que hubiese generado un gobierno de la Alianza por Chile...

claudio díaz

 
At mié. nov. 02, 09:14:00 p. m., Blogger danielalejandrocergara said...

Los sucesos que dejan huella en el ser humano quedan rondando por largo tiempo en la vida diaria. Hay actos que parecen incomprensibles, son parecidos a la frase que dice Camilo José Cela en su libro “La familia de Pascual Duarte”, cuando se refiere al accionar del protagonista, “Al observar su actitud se indica, ‘Mira lo que hace, es justo lo que no se debe hacer’”; aquellos, por cierto, hacen, a las personas que tienen una manera más amplia de ver la vida, aumentar la barrera de la tolerancia, seguir la línea de la integridad individual. Es cierto que esta entrada está dedicada a la escritora María Rosa de la Cuadra; de todas formas, el tema de los libros está relacionado, como para explayarse un poco más. Pascual Duarte es un asesino en serie, claro que con algunos puntos especiales; para empezar, mata conforme las circunstancias aparecen, sin mayores cálculos, salvo su último crimen. En esto, la mirada del “mal” se da vuelta; vemos a un tipo con facciones agresivas, pero al mismo tiempo, alguien que sufre, por la partida de un hermano pequeño que nunca fue querido, por la muerte de su hijo recién nacido, su hermana; lo cual va formando una mente que odia por medio de una razón específica: las atrocidades, el abandono social que hacen para con sus seres queridos y él mismo. Aquí vemos que la actitud puede ser analizada desde diferentes sectores; en donde ninguno es real, más bien se adscribe en el espacio de la limitación mental, que sólo permite mirar hasta el límite que tenemos prefijado, sin más. Hoy siguen apareciendo estas asperezas; incluso en colectividades que predican ser abiertas (aunque se debe señalar que son las personas particulares quienes dan la impresión de esto, al ir en contra de los propios principios enseñados por su religión, dogma, filosofía, etc.); ante lo cual queda reforzar los lugares de expresión, que, al igual que este medio, permite que todos manifiesten su opinión, lejos de frases que hieren, tales como “Si vuelves, te sacaré a patadas de este sitio”. Sigamos.

N. B.: le recomiendo (en caso de que aún no lo haga) leer esta magnífica obra de Cela.

 
At jue. nov. 03, 07:22:00 a. m., Blogger Pancha said...

Es cierto Sra. Clara... el dolor se sana y sus cicatrizes son parte de ese tejido y nunca volvemos a ser los mismos... recuperados, con nuevos ánimos y energías renovadas, la historia personal y en particular, las opcione que a diario tomamos nos hacen ser responsables también de ese dolor...

 
At jue. nov. 03, 01:12:00 p. m., Blogger Julio Suárez Anturi said...

Magnífica reseña de la obra. Me gustó esa expresión de que Teobaldo andaba "dormido, como todos lo estamos, en los primeros tiempos de nuestra vida". A veces ese estado se prolonga más de lo indicado, y me aventuro a decir que le ocurre a la gran mayoría de personas. Si fuéramos más conscientes, más temprano que tarde, el mundo marcharía de otra manera. El que llamamos emprendedor, es uno que comenzó a despertar. Pero se leerá el libro para vivir con Teobaldo su transformación, y su impacto sobre quienes lo rodean. El Teobaldo que la enamoró, como enamoró madame Bovary a Mario Vargas Llosa.
Lamento, además, el fallecimiento de tu cuñada. Queda rodear a tu hermano para cicatrice este episodio de sus afecto.
Saludo cordial.

 
At vie. nov. 04, 06:57:00 p. m., Blogger JLVEGAPI said...

Desastre ecológico en Antofagasta.

Me llama la atención que nadie protesta en esta ciudad dormida!!!! Debe ser uno , si no el más grande desastre ecológico causado por derrame de petróleo en la historia de Chile. Y que dicen las noticias o algunos diarios capitalinos: goleta encallo en afta, derramando algo de petróleo.
No hay patriotismo o afta es otro pais? yo se que vivimos lejos, pero somos chilenos!
Parece que no siente de verdad lo que ha pasado en su pais!
Ahora, todas las agrupaciones ecologistas, donde estan? Aparecen solo cuando hay prensa?!!! claro está.
Resumiendo: este es un desastre gravísimo y muy grande, deberían caer algunas autoridades, y antofagasta debería protestar. Nada de esto esta ocurriendo, solo los conductos regulares, que todos sabemos que no llegaran a nada ya que nuestra ley respecto a estos temas es muy dócil.

Jose Luis

 
At dom. nov. 06, 03:49:00 p. m., Blogger Matta said...

HOLA CLARA...QUE LINDO VERLA ACÁ...LA TREGUA DE LA VIDA ES SÓLO ESO, UNA TREGUA QUE COMIENZA Y PUEDE ACABAR RÁPIDAMENTE...COMO EL DOLOR....UN ABRAZO..

 
At dom. nov. 06, 03:56:00 p. m., Blogger JUANÍSTIDES said...

Usted nos ha aconsejado un libro para leer. Yo le voy a aconsejar un libro para no leer. Se trata del último libro de Alejandra Costamagna titulado "Últimos Fuegos". Las historias son tontas, todos los personajes son desquiciados, las tramas no van a ninguna parte. Para mí un buen libro es aquel que lo mete a uno en la historia, donde uno piense -aunque sea por unos momentos- que forma parte de lo que está leyendo. No pasa esto con "Últimos Fuegos". De Costamagna uno espara algo mejor. Ahora, ¿quién me devuelve los $7500 que pagué por el libro? Realmente me siento estafado.

 
At lun. nov. 07, 07:35:00 p. m., Blogger Gianvictor said...

Nada más que un Abrazo... y gracias por permitirnos "sintonizarla" a través de este medio, aunque no siempre lo sienta, muchos estamos aquí.

 
At mié. nov. 09, 03:26:00 a. m., Blogger ankatu said...

La calidez de la reseña de este libro alimentan mis esperanzas de poder volver pronto a leer una novela, un libro de narración. Ya no quiero paginas con solo información y datos, tengo los más hermosos recuerdos de un sinfin de cuentos. Ahora leyendola a ud. creo que es sumamente posible retomar la literatura de personajes y dejar los datos y formulas solo para el trabajo.
Es bueno sentirla cercana, un abrazo.
siento lo de su cuñada

 
At mié. nov. 09, 07:46:00 p. m., Blogger Olie said...

Trabajo en la Contraloría de Antofagasta. Me encanta leer su blog. En la Escuela de Derecho de la U. de Chile, fui compañera de Mateo Gallardo, que conocí como Carlos Juvenal Gallardo Silva. Quedé impactada con su partida. También tengo un blog en blogspot. Adiós y éxito.

Olga Zlatar
http://princessolie.blogspot.com

 
At mié. nov. 16, 12:58:00 a. m., Blogger Alvaro Horta Calzada said...

Me dio mucho gusto saber que Ud. también posee blog. Gracias por la recomendación del libro. Lo buscaré. Curiosamente yo estaba en la feria el día en que Ud. hizo la presentación, pero de puro despistado no atiné a ir hasta el salón en donde se llevó a cabo la actividad.
Seguiré leyéndola. Felicitaciones y gracias por la cercanía, aunque esta sea virtual.

 
At mié. nov. 16, 01:18:00 p. m., Blogger Irreverente said...

Estimada Clara

Me pareces una mujer espectacular.

 
At mié. nov. 16, 11:15:00 p. m., Blogger Clara Szczaranski said...

Que buenos y reflexivos comentarios. Un paseo por ellos me ha venido muy bien; aún no me repongo del golpe que nos dió la muerte.
Conversar sobre literatura es un buen sendero al optimismo, nos da testimonio de un mundo en que la creación cuenta y el pensamiento une, nos recuerda la magia de ser humanos.

 
At sáb. nov. 19, 11:46:00 p. m., Blogger LdS said...

Bem, perdi o meu comentário! Mas o que te dizia era algo como isto: todos nós, desde a infância, nos encantamos com o que nos contam e da forma que isso nos contam. Por vezes isso leva-nos a esquecer o que podemos contar de nós próprios. Pelo que sei, respondeste jká a essa solicitação, escrevendo pelo menos um livro. Quanto aos que não escreveram ainda, como eu, o blog surge como uma força libertadora, dando a voz aos que não sabiam tê-la.

 

Publicar un comentario

<< Home