sábado, abril 29, 2006

En torno a la corrupción...


webzoom.freewebs.com


Hola plaza!

He estado ausente del blog porque he estado ocupada leyendo producción nacional y extranjera sobre corrupción contemporánea. En realidad en nuestro país hay poco sobre la contemporánea; la mayoría se quedó pegada en la de los pequeños corruptos subalternos y, para qué decir, apasionada con el tema de la seguridad ciudadana y los delincuentes comunes, socialmente marginales. Me propongo compartir con ustedes, poco a poco, algunas ideas.

Delitos trascendentes contemporáneos
En general se ha venido hablando, toscamente, de ética funcionaria. El tema es muy vigente pero requiere, creo, un ajuste del periscopio. A medida que corre el tiempo se van perfilando ante nuestros ojos acciones no éticas y --en sentido genérico—corruptas de alto nivel. Estas son las contemporáneas, vinculadas a la sofisticación tecnológica y de las comunicaciones, a la globalización incluída la del delito, al entrelace de los mercados del planeta ( empresariales, políticos y electorales) y relativas, centralmente, a delitos económicos, de cuello blanco, trasladando el eje de lo que podríamos llamar “grupos peligrosos” –como señala el filósofo del derecho Luigi Ferrajoli—desde los criminales de sobrevivencia (hurtos, robos y otros atentados violentos a la propiedad) a los sectores con poder económico. Estos son un grupo (o grupos si los sub clasificamos según sus especialidades de negocios) verdaderamente peligroso, que incursiona en fraudes en sentido lato y abusa de la ley con sus poderes, impactando con sus ilícitos los fines del Estado y la confianza en la democracia.

Estos delitos, y en general las acciones desviadas de la legalidad en forma corrupta, aunque no estén tipificadas penalmente, afectan directamente la vigencia del Estado de Derecho democrático en el que se inserta la vida social moderna en la mayor parte del mundo. La burla a la ley, en que se fundan ventajas y actuaciones no consentidas, impactan la credibilidad del ordenamiento jurídico y de sus instituciones, pues atentan contra la igualdad, certeza y seguridad jurídicas, corolarios esenciales de todo ordenamiento que se defina de Derecho.

Lo iré profundizando…, luego…